¿Por qué deberíamos comprar calzado fabricado en España?

Actualizado: 3 de nov de 2020

La mayoría de los zapatos vendidos en Europa proceden de la industria española. Nuestro país cuenta con talleres especializados para todos los procesos en la fabricación de calzado, desde el acabado de la materia prima - generalmente cuero - hasta el ensamblaje final del producto. Pueblos enteros y también algunas ciudades como Elche en Alicante o Almansa en la provincia de Albacete sobreviven gracias a esta artesanía y su expansión no solo a nivel mundial sino también local es más que evidente.


En el siguiente artículo daremos una visión general de las fortalezas de la producción de calzado en España para comprender la posición de liderazgo en el mercado internacional y la necesidad de apoyo del mercado local.


Primero tenemos que echar un primer vistazo a la situación actual de la industria del calzado en España. Necesitamos saber que esta industria sigue mejorando y lo hace aún más hoy gracias a la tecnología. Las principales fábricas ya han integrado procesos como monitoreo en tiempo real, big data e inventario inteligente. Estos métodos, aprobados por la Cámara de Comercio de España, ayudan a optimizar la producción y el despacho, por lo que la respuesta a nuestra primera pregunta será sencilla: si España invierte en mejorar el servicio en el sector del calzado, para convertirlo en un sector aún más competente y de calidad, tenemos que apostar por esta inversión y comprar zapatos hechos en España.


Mucho antes de la revolución industrial que hizo posible la producción en masa, los zapateros españoles ya tenían técnicas influyentes en el resto de Europa.

Independientemente de si se trata de grandes fábricas o de pequeñas producciones, la calidad de la mano de obra es insuperable ya que nuestro país tiene una tradición muy rica en la fabricación de calzado. Mucho antes de la revolución industrial que hizo posible la producción en masa, los zapateros españoles ya contaban con técnicas influyentes para la fabricación de calzado textil en el resto de Europa, las más utilizadas en ese momento. Estas técnicas sobrevivieron posteriormente al fuerte intervencionismo sufrido por la industria después de la Guerra Civil y han llegado a nuestros días para adaptarse a un mercado cada vez más exigente y a una demanda del mercado internacional que sigue creciendo. Por tanto, hay que tener en cuenta que cuando sumamos las últimas innovaciones tecnológicas a esta tradición, los resultados de producción de calzado serán necesariamente buenos.


Este hecho podría explicar por qué muchas grandes empresas de calzado como Bravo Java han confiado en las fábricas españolas en los últimos años. Fomentar la promoción de la producción de calzado en España es una realidad a la que cada vez se suman más expertos en el sector y quizás este sea otro punto que los consumidores debemos tener en cuenta a la hora de elegir el origen del calzado que compramos.


Además, necesitamos saber que no es solo por las ventajas de eficiencia productiva ya mencionadas por lo que merece la pena consumir calzado fabricado en España. Cabe destacar que los materiales españoles para la elaboración de zapatos y zapatillas suelen ser siempre de gran calidad y que como zapato de un alimento básico, este es sin duda un factor a tener en cuenta.


‘A diferencia de otras prendas, la mayoría del calzado está sometido a un uso que puede ser prácticamente diario durante su temporada.’

Como consumidores, tenemos que asegurarnos de que el material del que están hechos nuestros zapatos sea duradero ya que la durabilidad de nuestros zapatos puede estar expuesta a condiciones muy adversas. A diferencia de otras prendas, la mayoría del calzado está sometido a un uso que puede ser prácticamente diario durante su temporada. Asimismo, las suelas de nuestros zapatos están sometidas a una presión constante que no pueden soportar de forma permanente si no cumplen con los estándares mínimos de calidad. La mayoría de suelas de zapatos fabricadas en España son de piel, material que las hace especialmente flexibles y, sobre todo, transpirables. En cuanto al forro del zapato, la piel de vacuno es el material más popular y responsable del enorme valor del zapato español en el mercado internacional, que se utiliza tras un impecable proceso de curtido.


No debemos perder de vista que ante la creciente demanda, el mercado español está intentando mejorar los métodos de producción de cuero artificial o cuero ecológico. Este tipo de material requiere un delicado proceso de producción y está en camino de convertirse en un material más ecológico. En cuanto a sus propiedades, es un producto que tiende a imitar las de la piel natural, sin embargo, es una alternativa a considerar.


Zapatos y medioambiente


Es precisamente este factor ambiental el que puede convertirse en un motivo más que nos pueda posicionar fácilmente para el consumo de calzado dentro de nuestros límites. Importar bienes que ya son abundantes y de buena calidad en nuestro país tiene un impacto muy negativo en la huella ecológica. Con el tiempo, la concienciación sobre el consumo local de calzado debe estar a la orden del día, ya que es un gesto que no solo ayuda a reducir la producción de carbono y el consumo de recursos del transporte, sino que también de las economías más importantes y tradicionales de nuestro país.


A pesar de todos los motivos que hemos comentado a lo largo del artículo, no debemos perder de vista que miles de familias en España se dedican a la confección de calzado, ya sea a mano o al por mayor. Contribuir al avance de esta industria está en nuestro poder y es tan sencillo como revisar la etiqueta que identifica el origen de los zapatos que hemos consumido. Si la mayoría de países europeos eligen el calzado español a la hora de elegir zapatos, ¿a qué estamos esperando?


#MadeinSpain

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

923 20 52 53

©2020 por Calzados España.